EntreCultura 193: Halcón de pecho naranja

Editorial EntreCultura

En la época prehispánica, los pueblos mayas sin duda tenían una relación muy cercana con distintos tipos de animales y en especial con las aves que anidaban, caminaban entre la selva o volaban libres sobre las copas de los árboles surcando los cielos.

Dentro de las muchas especies de aves, algunas de estas pudieron ser domesticadas como el pavo, del cual se encuentran evidencias en diferentes objetos de cerámica y pinturas.

Para los mayas no se trataba solamente del ave y la belleza de sus plumas y sonoro canto, sino del significado que muchas de estas representaban; por ejemplo, el colibrí, ave que para los ancestros llevaba los pensamientos de los hombres buenos; o el búho, que con su sabiduría y clarividencia conocía el camino a Xibalbá, también encontramos escritos sobre el quetzal símbolo de la abundancia y la vida.

En la actualidad muchas de estas aves se han extinguido por diversos motivos: cambio climático, cacería, depredación de los bosques o migración. Otras viven en áreas protegidas creadas para su conservación, cuidado y reproducción.

FLAAR y EntreCultura

En nuestra presente edición, FLAAR comparte con todos nosotros el maravilloso avistamiento del halcón de pecho naranja. Esto dentro del complejo conocido como mundo perdido en Tikal, un complejo ceremonial del periodo Preclásico.

Para los mayas, el halcón estaba relacionado con temas de la reencarnación y la evolución en la siguiente vida. De igual forma, dentro del legado maya, podemos ver que el halcón representa a uno de los dioses mayas más importantes, como lo es Quetzalcóatl.

Te invitamos a leer este y todos los artículos que componen esta nueva edición.

¡EntreCultura, hace de la cultura parte de tu vida!

Close