Dentro del campo de la filatelia, Guatemala puede presumir que tuvo los sellos postales más grandes del mundo. La filatelia es el estudio, colección y clasificación de sellos postales.

Sellos postales, ¡Sí! Aquellos pequeños trozos de papel con pequeños dientes en sus cuatro costados para poder desprenderlos unos de otros. Estos se imprimen en grandes hojas de donde se van quitando, conforme se van usando. Se suelen colocar en sobres o paquetes que utilizarán el correo postal, de ahí su nombre.

Lee también: Camilo Almaraz, Artista y emprendedor

Guatemala ha padecido los últimos años la falta del servicio de correo, no obstante, al día de hoy todo parece indicar que eso cambiará. Apenas en estas semanas recientes se ha conocido que se comenzará a planificar la emisión del sello postal conmemorativo al Bicentenario de la Independencia.

Y es que los sellos postales han sido utilizados para inmortalizar personajes, sucesos de la vida de las naciones, fechas y aniversarios especiales; o bien, destacar actividades importantes del país en cuestión.

La producción de café, fue la actividad que se quiso destacar en las emisiones postales de 1985. (Foto: FG&TC)

Los sellos postales usualmente son pequeños y no pasan de un promedio de uno o dos centímetros de alto por 3 o 4 de ancho. Cuando hablamos de una serie, quiere decir que fueron varios sellos que se imprimieron, con diseños diferentes, pero siempre alusivos a la ocasión rememorada.

Además, en filatelia se suelen imprimir “hojas souvenir”, es decir, unas pequeñas hojitas que acompañan a los sellos postales, pero que, en sí, no servirían en el servicio de correo, pues no son sellos; sus orillas no están perforadas. Además, suelen imprimirse sobres especiales para acompañar a la emisión postal.

Sobre que acompañaba la emisión postal. Nótese la desproporción entre el sello gigante por error. (Foto: R.Broll)

Una serie postal para conmemorar la producción de Café

Una de esas actividades que el país no quiso pasar desapercibido, fue la producción de café en Guatemala. El café, se introdujo formalmente en el país en 1859. De esa fecha se reporta la primera exportación del oscuro elixir, producido ya en el país.

En 1984, eran los 125 años de dicho suceso, y se quiso emitir, es decir, sacar a circulación, una serie que plasmara a la historia, las bondades y beneficios que el café ha traído al país, aunque claro, con sus tragos amargos también.

Para ello, se diseñó una hermosa serie, con un mismo tema pero con dos ejes de diseño: el primero, basado en fotos del siglo XIX con escenas del proceso de producción del café, realizadas por Eadweard Muybridge, luego rediseñadas para darles un toque de grabado antiguo, y la otra parte, simplemente con bellas ilustraciones alusivas a la temática, pero a todo color. Acompañó a la serie dos sobres y dos hojas miniatura.

La colección de sellos postales, se integra por 10 unidades y 2 sobres. (Foto: R.Broll)

Un error que le valió fama a Guatemala por sus sellos postales

Sin embargo, cuando se estaba realizando el proceso de producción, por un error humano, las hojas souvenir, que en este caso fueron de poco más de 8 x 11 centímetros, no fueron cortadas a guillotina, es decir con corte liso, durante su proceso de impresión, sino que fueron perforadas, como sellos postales. Esto, inevitablemente les haría ver como sellos postales gigantes.

Durante el proceso de impresión, no fue posible detectar el problema tempranamente, sino ya avanzado el tiraje, y debido a las carencias de tintas y materiales, situaciones que siempre aquejan a las entidades estatales, los técnicos se vieron en la necesidad de consultar qué hacer en este caso.

Ante esta situación, las autoridades accedieron a que estos “errores” entraran a circular, por lo que entre diciembre de 1984 y parte de 1985, ¡Guatemala pudo presumir al mundo en tener los sellos postales más grandes del mundo!

Estos sellos postales, originalmente eran complemento a la serie postal diseñada, por error en su proceso de imprenta, al cortarlos los volvieron sellos postales, por los dientes en sus orillas. (Foto: R.Broll)

No obstante, en aquellos años el costo del correo era bajo, aún había sellos de ½ centavo, eso hizo que no se utilizaran mucho, siendo más bien objeto de deseo de coleccionistas y revendedores, con lo que pronto se agotaron del mercado.

De dicha cuenta, en la actualidad estos 2 sellos, pueden llegar a costar algunos cientos de dólares, por su escasez y rareza.

Aunque al poco tiempo hubo otra nación que emitió sellos más grandes quitándonos el récord, aun podemos presumir que ¡Tenemos los sellos postales más grandes de la región!… ¡por error!

Te invitamos a conocer la edición completa: