Mixco Viejo, es un interesante e importante enclave de historia y arqueología, ubicado a 54 kilómetros de la ciudad capital, o 2 horas de trayecto, por la ruta RN-5.

Enclavada en el departamento de Chimaltenango, la otrora ciudad Kaqchikel de Mixco Viejo o Jilotepeque Viejo, de nombre ceremonial Chuwa Nima´ab´äj´, frente a la gran piedra.

Lee también: Marquezote, delicioso bizcocho de Oriente

De la ciudad capital, se puede llegar desde 4 diferentes rutas, saliendo de Chinautla, El Naranjo o la Calzada San Juan. Sin embargo, San Juan Sacatepéquez, ruta tradicional, es toda una experiencia, pues el verdor de su entorno natural, su clima fresco y paisajes, el colorido de su mercado, su gente amable, sus vistosos trajes y sus interminables flores, son factores que enriquecen el trayecto hacia este destino arqueológico y turístico.

De San Juan Sacatepéquez, se toma el cruce opuesto a la aldea Pachali en el entronque llamado Cuatro Caminos, hacia la aldea Candelaria de San Juan Sacatepéquez, camino directo a Mixco Viejo. Las cañadas y quebradas sirven de marco a los ríos Pixcayá y Motagua que atraviesan las altas montañas.

Las vistas desde y hacia Mixco Viejo son únicas. (Foto: R.Broll)

Van develando al visitante un paisaje cambiante, pasando del verdor del altiplano, a una vegetación propia de tierras más cálidas. Finalmente se llega a una empinada cuesta que, a pie o en vehículo, lleva hacia la entrada del parque.

En la década de los años 50 y 60 del siglo pasado, se realizaron la mayoría de excavaciones de investigación arqueológica, para entender a quienes habitaron el sitio Mixco Viejo.

Se ha restaurado la mayoría de estructuras, devolviéndole  un poco de gloria a este sitio, cuando fue habitada por cerca de 10 mil personas.

Estructuras restauradas en el sitio Mixco Viejo. (Foto: R.Broll)

Hay 15 grupos o complejos arquitectónicos, 2 juegos de pelota, y estructuras que aprovechan la topografía del terreno, haciendo un uso eficiente de los recursos. Esto, sumado a los senderos y los frondosos árboles, hacen que el visitante tenga una muy agradable visita.

Un atractivo y accesible parque en la actualidad

Este sitio arqueológico está bajo administración del Ministerio de Cultura y Deportes; el ingreso es de Q10.00 nacionales y Q50.00 extranjeros. Cuenta con todos los servicios básicos, parqueo, mapa en relieve y un pequeño museo, aunque no siempre está abierto.

El visitante debe llevar sus alimentos y abundante agua, pues es un sitio que invita a permanecer largas horas. Cuenta con suficientes depósitos de basura, que contribuyen la limpieza de este paraíso de naturaleza e historia.

Actualmente se accede al parque por la parte posterior de la ciudad, cuyo carácter es de ciudad fortaleza. Construida en el siglo XII durante el Período Posclásico Maya, estuvo habitada hasta la conquista.

Posee elementos de ciudades mayas, como el juego de pelota, los grupos de templos, palacios y residencias; sus pirámides, más bajas y sencillas, tienen influencia teotihuacana, como Iximche´, en Chimaltenango y Gumarcaaj, en Quiché.

Uno de los juegos de pelota del sitio. (Foto: R.Broll)

Capital de los poqomames, luego conquistada por los kaqchikeles, quienes la nombraron Jilotep’ek (Jilotepeque). Por último fue conquistada por los españoles, hacia 1525.

Mixco Viejo, es un encuentro con la naturaleza. Sus vistas y entorno natural son impresionantes. La belleza de sus estructuras en piedra vista, invitan a quien las sube, apreciar tanto la obra de la naturaleza como la del hombre, a través de la meditación y contemplación, en un idílico marco lleno de paz.

Sin duda, esta ciudad ancestral aún guarda mucho de ese misticismo espiritual característico de los mayas. Conoce Guatemala,  país mega diverso, te espera para mostrarte sus contrastes únicos en el mundo.