Historia, motricidad, física, matemática, etc. Cualquiera pensaría que son materias aburridas, pero en el Museo de los Niños se aprende eso y mucho más mientras todos juegan.


Redacción: Juan Pablo Castillo, PubliRuta®.
Fotos: Museo de los Niños

Los museos son espacios muy importantes dentro de la infraestructura de cualquier país y desde el punto de vista social. Ya sean públicos o privados, con ánimo de lucro o sin él, la finalidad de los museos es muchas veces la de conservar, investigar, comunicar, exponer o exhibir todo tipo de colecciones. Algunos muy particulares como el Museo del Niño nos permiten aprender sobre ciencia de una manera divertida, jugando.

El Museo de los Niños de Guatemala nació como una iniciativa de apoyo a la educación de la niñez hace dieciocho años, gracias al apoyo del gobierno de turno y a la Fundación para la Educación, la Cultura y el Desarrollo Integral del Niño – FUNDECI. Abrió sus puertas al público el 1 de febrero del año 2000.

En dicho lugar, las puertas están abiertas para disfrutar de una vivencia única. Entre juegos y conocimientos, curiosidad e imaginación, éste es un espacio de convivencia para toda la familia en donde aprenden acerca de diferentes temas.

Este museo diseñado especialmente para los niños tiene la visión de generar un cambio positivo en el desarrollo intelectual, social y cultural de las futuras generaciones, apoyando la formación de valores universales para el beneficio de toda la sociedad.

Su objetivo primordial es ofrecer a la población contacto con experiencias interactivas que le ayudarán a comprender y aplicar conceptos de cultura, ciencia y tecnología en forma innovadora y divertida.

El museo está compuesto por áreas interactivas, distribuidas en más de 40 exhibiciones. Cada exhibición es un juego de aprendizaje lúdico diferente. En todas se requiere de la interacción de padres e hijos, maestros y alumnos, encargados de grupo y participantes.

Este espacio es uno de los favoritos de los guatemaltecos, tanto de quienes viven en la ciudad capital como de los que viajan del interior, pues las actividades están diseñadas para pasar un momento agradable en familia, es por ello que el lugar recibe alrededor de 800 personas diarias de martes a domingo, los colaboradores aseguran que todos los días se tienen experiencias memorables, pues los niños hacen que cada día sea diferente.

De acuerdo con María Inés de De la Torre, quien se ocupa de las relaciones públicas del museo, la huella más hermosa es la que los pequeños dejan en cada uno de sus colaboradores, quienes reciben toda clase de expresiones de felicidad, asombro, nervios, y toda la adrenalina de los visitantes. “Aquí se viven experiencias inolvidables, en un lugar acogedor”comenta la entrevistada.

Dentro de los planes y anhelos que la institución tiene confiesan que les gustaría que más instituciones y empresas se unan a apoyar este proyecto, para que todos los niños de Guatemala, especialmente los más necesitados, puedan realizar una visita a este museo tan enriquecedor.

El costo de la entrada al Museo de los Niños es de Q 40.00 por persona, adultos o niños de 2 años en adelante. La celebración del día de los niños se llevará a cabo el sábado 29 y domingo 30 de septiembre, y la tarifa especial para ese fin de semana es de Q25.00 por persona. Cabe resaltar que por políticas de seguridad no se permite el ingreso de adultos sin niños.

Si vive en la capital o viaja con su familia desde el interior, aproveche para celebrar este mes de octubre, mes de los niños, para darse una vuelta y aprender en familia de una manera divertida.