A finales del Siglo XVI, Santa Teresa de Jesús, en Avila, España, decide enviar un obsequio al nuevo mundo recién descubierto, consistente en una pequeña imagen de Nuestra Señora del Carmen. Esta es encomendada a Juan Corz, para dejarla en el lugar que él considere conveniente; con la promesa que una gran ciudad florecerá donde sea puesta a veneración de sus fieles.

Redacción: Luis Celis – Colectivo Cultural Pie de Lana
Fotos: Jeannette Jíménez – Colectivo Cultural Pie de Lana

Juan Corz llega a puerto Cortez en Honduras y se dirige a la Ciudad de Santiago de Guatemala, asentada en donde hoy está La Antigua Guatemala, pero al pasar por lo que hoy conocemos como el Cerrito del Carmen, que se ubica en la actual Avenida Juan Chapín y 1ª calle de la zona 1 del Centro Histórico de la Ciudad de Guatemala, Juan Corz encuentra que este lugar tiene mucha similitud con el Monte Carmelo, lugar donde se inició la devoción a Nuestra Señora del Carmen, por lo que decide dejarla aquí para la veneración de los habitantes del lugar quienes construyen una modesta iglesia o ermita hecha de madera con techo de paja, hasta que con el tiempo se convirtió en la ermita tipo fortaleza que encontramos en la parte de arriba este cerro.

Lee también: Una aventura llamada Petexbatún

Cuando en 1773, se destruye la Ciudad de Santiago de Guatemala y deciden trasladar la ciudad a otro lugar, seleccionan el valle de la ermita o de la virgen; refiriéndose al valle donde se encuentra esta ermita en la cual se venera a la Virgen del Carmen. El Cerrito del Carmen sirvió de referencia para ubicar y darle nombre al valle donde se asentó la Nueva Ciudad de Guatemala, en 1776.

Primera Vecina de la Ciudad

Años después, la Municipalidad de Guatemala decidió nombrar a la imagen de Nuestra Señora del Carmen, que se venera en este cerro, con el título de Primera Vecina de la Ciudad, porque ella ya se encontraba en este valle cuando se decide trasladar la ciudad a este lugar. Con lo cual también se cumplió la promesa de Santa Teresa de Jesús en Avila; cuando dijo que una gran ciudad florecería donde se pusiera a veneración esta imagen.

Avenida Juan Chapín

Barrio del Cerrito del Carmen donde según José Milla y Vidaurre en su novela “La historia de un pepe”, el personaje Pie de Lana, vestía medias de lana sobre sus zapatos para no hacer ruido al entrar a las casas de donde sacaba el botín que después repartía entre la gente necesitada.

En las faldas del Cerrito del Carmen, en la zona 1 del Centro Histórico de la Ciudad de Guatemala, se encuentra La Avenida Juan Chapín. Esta debe su nombre a un personaje creado por el escritor guatemalteco José Milla y Vidaurre en la novela “Un viaje al otro mundo pasando por otras partes”; la cual escribió durante el exilio del escritor en Europa tras el derrocamiento del régimen conservador por la Reforma Liberal en Guatemala en 1871.

La avenida cuenta con amplias aceras, jardineras, árboles y bancas para el descanso de los paseantes.

EntreCultura 162

Publicidad

Nacional

Ciudades